Make your own free website on Tripod.com

 

 
 

 

 

SECCIONES

 

--> Windows

--> Linux

 

--> Internet

--> Hardware

--> Software

--> Tutoriales

 

--> Biografías

--> Trucos

--> Downloads

--> Drivers

--> Música

--> Diagnóstico

 

--> Humor

 

 

COMUNIDAD

 

--> Chat

--> Foro

--> Webmail

--> Guestbook

 
 

 
 

 

 

Montar una red local

 

 

La topología de la red

Es la forma en que los ordenadores están unidos unos a otros y depende, entre otros factores, de si se trata de una red de cable coaxial o de par trenzado.Clavija en T para cable coaxial

 

La topología de una red de cable coaxial es una línea, una cadena de ordenadores unidos a un único cable mediante unas piezas en forma de "T" que salen de éste. Si el cable se rompe se interrumpe la comunicación en toda la red, lo cual no ocurre si lo que se ha desconectado es sólo el extremo de la T que une al ordenador con el cable, en cuyo caso sólo ese ordenador pierde la comunicación con la red.

 

Terminador para cable coaxial

En los extremos de la red deben existir dos pequeñas piezas (una por extremo) que se denominan terminadores, y que deben ser de 50 ohms; generalmente se unen a un extremo de la T de los dos ordenadores de los extremos. Se debe hacer notar que aunque hablemos simplemente de T, a veces se trata de un cable que al final se une a la pieza en T o bien termina en dicha forma. Incluso existen tomas murales (empotrables o no) para conectar el ordenador como si fuera una simple toma de televisión.

La topología de una red de cable de par trenzado es una estrella cuyo centro es el hub, del cual parte un cable (que como dijimos medirá menos de 100 m de largo) para cada ordenador. Cuando uno de estos cables se rompe, la comunicación sólo queda interrumpida entre ese ordenador y la red, no afectando al resto.

En este caso no necesitaremos de terminadores ni piezas en forma de T, ya que la conexión se realiza simplemente conectando la clavija tipo teléfono a la tarjeta de red y al hub. Al igual que para cable coaxial, existen tomas murales para conectar la clavija, lo que puede ser interesante para cablear una oficina de un cierto tamaño dejando tomas preparadas para su uso futuro.

La compra del material

Ante todo, planifique bien. Sepa qué va a necesitar, cómo se llama y cuánto necesita. Estudie el croquis que hizo anteriormente y calcule cuántos metros de cable necesita para cada tramo de la red; no lo haga a ojo, es muy fácil equivocarse. Una vez calculado, añada un buen trozo de cable por si acaso; no se quede nunca corto de cable, es la manera más fácil de buscarse problemas.

Vaya a una tienda de confianza y compre todo el material a la vez. Si nota que no saben asesorarle, no compre allí; imagine cómo serán a la hora de resolver problemas. En cuanto al hub y las tarjetas de red, cómprelos de marcas más o menos conocidas, preferiblemente de la misma. No mezcle material de distinta procedencia y reducirá los posibles problemas, aparte de que le facilitará la instalación.

Compre los cables montados o haga que se los monten a medida. El precio será muy similar y se ahorrará un montón de esfuerzo y de problemas, aparte de que para montar los conectores necesitaría comprar unas herramientas parecidas a alicates llamadas crimpadoras que no volvería a usar jamás. Recuerde que si calculó de 7 a 8 metros de cable por tramo, es preferible que compre 9 o incluso 10 m, no sea que luego le falten un par de centímetros. No se olvide comprar los terminadores y las T si la red es de cable coaxial, y si se decidió por el cable de par trenzado recuerde que se parece al telefónico, pero no lo es.

Existen molduras de plástico que resultan muy recomendables para proteger los cables de accidentes imprevistos, además de proporcionar una terminación más estética. Si el cable va a ir por el suelo son absolutamente imprescindibles, salvo que quiera cambiar el cable (y el ordenador al que está conectado) cada dos meses, o si le gusta ir al hospital a que le escayolen cada vez que lo pise corriendo.

Kit para montar una red de la marca Trust

También se venden kits para el montaje de pequeñas redes con 3, 4 ó 5 ordenadores que incluyen todo el material necesario, pero no son fáciles de encontrar. Si compra uno de estos kits, verifique las dimensiones de los cables incluidos, así como las características de las tarjetas y del hub para comprar el material adicional que precise, a poder ser de la misma marca que el fabricante del kit.

El montaje de la red

La instalación y configuración de los componentes es en realidad bastante sencilla, aunque el montaje de los cables puede llevar su tiempo, dependiendo de las dimensiones de la red. Los pasos a seguir son:

1.- Lea las instrucciones de instalación del material (tarjetas y hub). Si observa discrepancias en cualquier punto, haga caso a la información suministrada con el material y no a ésta, que CARECE TOTALMENTE DE GARANTÍA. Luego no me venga con quejas; está advertido, yo me desentiendo de los posibles problemas...

2.- Inserte las tarjetas de red en los ordenadores. Para ello ábralos, teniendo en cuanta las precauciones que se explican en Fundamentos de la actualización de ordenadores (recuerde desconectar los cables eléctricos del ordenador y los periféricos) y observe las ranuras; las ISA suelen ser negras y de unos 14 cm, las PCI blancas y de unos 8,5 cm. Verifique que no habrá obstáculos extraños en el espacio que ocupará la tarjeta (cables, salientes de otras tarjetas, el ventilador del micro...)

Jumpers

Al insertar la tarjeta hágalo con firmeza pero sin brusquedades; procure no aplastar ninguno de los componentes electrónicos, algunos son muy delicados. Una vez introducida a tope por igual, sin quedar más elevada en el extremo, asegúrela con el tornillo correspondiente; si la tarjeta se configura mediante jumpers o microinterruptores en vez de por software no cierre la caja todavía.

3.- Instale los cables. Preste atención a no doblarlos, agujerearlos, aplastarlos ni estirarlos, no sea que luego crea que lo que falla es la tarjeta de red cuando es un simple cable estropeado. No los deje colgando ni en caminos de paso, emplee guías para cable o similares; cuidado con los martillos y las pistolas de grapas, a veces aplastan o cortan el cable sin que se aprecie a primera vista. Y déles holgura, no los deje escasos ni tirantes.

4.- Instale el software de las tarjetas. Aquí todo depende de su tarjeta de red en particular; en la actualidad muchas son Plug and Play, por lo que si dispone de Windows 95 bastará con encender el ordenador y seguir las indicaciones de la pantalla. En otros casos deberá ir al icono de Agregar nuevo hardware del Panel de Control o bien al icono de Red o ejecutar un programa de instalación; lea las instrucciones de su tarjeta para saber qué hacer (ojo: casi seguro que están sólo en inglés).

5.- Instale el resto del software. Puede que en el paso anterior se haya instalado todo lo necesario, pero es probable que aún deba instalar algún cliente o protocolo; si dispone de Windows 3.x para trabajo en grupo deberá instalar el soporte para red, si se trata de Windows 95 o NT el proceso puede que sea más sencillo, en Panel de Control -> Red -> Agregar, pero todo depende de su caso particular.

Para simplificar el proceso de instalación del software conviene que todas las tarjetas de red sean iguales o de la misma marca, lo que asegura la compatibilidad y automatiza la instalación; instalada una, instaladas todas.

6.- Configure los recursos a compartir. De nuevo esto depende de su sistema operativo, aunque en Windows 95 es bastante sencillo y se realiza por medio del icono Red del Panel de Control ("Agregar Servicio para compartir archivos e impresoras en redes..."), así como mediante el Explorador. En Windows NT o 3.x es similar, así como en los programas de Novell y otros.

Detalle del Explorador de Windows 95 mostrando cómo compartir una carpeta

Compartir los discos duros, CD-ROMs e impresoras es muy sencillo, aunque deberá tener en cuenta que compartir ciertos recursos necesita alguna planificación. Por ejemplo, las tareas de impresión necesitarán que la impresora esté conectada a un ordenador potente, pero a la vez no demasiado utilizado para que no se eternicen los trabajos de impresión. También es importante planificar qué ordenador usaremos para copias de seguridad o para manejar dispositivos de almacenamiento masivo como unidades Zip, Jaz, DVD, grabadoras de CD-ROM y demás.

Por cierto, compartir el acceso a Internet es algo medianamente complicado; puede hacer falta software adicional, como un Proxy, además de instalar el protocolo TCP/IP en la red. Si quiere saber más sobre esto, busque información en Internet sobre Intranets (redes que usan los mismos protocolos que Internet).

7.- Y para terminar, un consejo. Instale algunos juegos de calidad preparados para jugar varios jugadores en red ( tipo Counter Strike, Fifa 2003, Age of Mithology...) y DISFRUTE.