Make your own free website on Tripod.com

 

 
 

 

 

SECCIONES

 

--> Windows

--> Linux

 

--> Internet

--> Hardware

--> Software

--> Tutoriales

 

--> Biografías

--> Trucos

--> Downloads

--> Drivers

--> Música

--> Diagnóstico

 

--> Humor

 

 

COMUNIDAD

 

--> Chat

--> Foro

--> Webmail

--> Guestbook

 
 

 
 

 

 

Montar una red local

 

 

Con la cada día mayor implantación de la informática en nuestras vidas, llega un momento en que nos encontramos con que aquel ordenador que compramos hace unos años ha tenido descendencia, y son dos, tres o más ordenadores los que habitan nuestra casa u oficina; ha llegado el momento de conectarlos en red.

¿En red? ¿Y para qué?, se preguntará. Pues para aprovechar esta proliferación de ordenadores y dispositivos: utilizar el enorme disco duro del más moderno para guardar archivos del antiguo sin usar los incómodos disquetes; imprimir en varios ordenadores con una única impresora; jugar al mismo juego a la vez varios jugadores... Todo esto y mucho más se puede conseguir gracias a una red de ordenadores.

Se debe tener en cuenta que las redes de ordenadores son una auténtica ciencia dentro de la ciencia informática; una red de ordenadores puede ser algo tan complejo y enorme como Internet, o bien algo tan sencillo como dos ordenadores conectados con un cable. Dependiendo de qué hardware y software usemos, las posibilidades crecen hasta el infinito, pero la complejidad también; en estas páginas trataremos sólo de cómo montar una red sencillita, para una docena o menos de ordenadores, que es el caso más común. Si lo que quiere es conectar una empresa de mayor tamaño, contrate a un técnico especializado o lo pasará mal.

Algunos conceptos básicos

Para no tener que repetirlos más adelante, los explicaremos aquí. Lea este apartado con atención, no pretenda entrar a las bravas en el proceso de instalación ni de compra de componentes sin conocer estos términos a fondo.

Tipo de red

Aunque podríamos usar otras alternativas como Token Ring, la red que vamos a montar es de la clase Ethernet. Estas redes son fáciles de montar, su rendimiento es muy bueno y están muy extendidas, por lo que los componentes son baratos y fáciles de encontrar. La velocidad de una red Ethernet es bastante elevada: 10 Mbits/s, o lo que es lo mismo, 1,25 Mbytes/s; es decir, que el contenido de un disquete no tarda ni dos segundos en ser transmitido. Aunque claro está que el rendimiento final dependerá del número de ordenadores conectados y del tráfico de la red, pero resulta una cifra ciertamente espectacular.

Si nuestras necesidades son aún mayores, podemos montar una red Fast Ethernet. Las redes Fast Ethernet son una ampliación del estándar Ethernet que llegan hasta 100 Mbits/s (12,5 MB/s), lo que es más que suficiente para cualquier uso que se nos ocurra. Además, la compatibilidad con Ethernet está garantizada, hasta el punto de que muchas tarjetas de red se pueden usar en ambos tipos de redes sin necesidad de hacer ningún cambio.

En cuanto al tamaño, como nuestra red estará distribuida en un espacio reducido (una oficina, una casa, un edificio) será del tipo denominado LAN (Local Area Network, red de área local).

Tarjeta de red

Tarjetas de red Ethernet con bus ISA de la marca Genius

También conocida como NIC (del inglés Network Interface Card), es el elemento que conectaremos al PC para proporcionar el soporte de red. Suele venir en formato ISA o PCI; para el Ethernet estándar resulta más que suficiente el ancho de banda de ISA, pero para Fast Ethernet merece la pena utilizar PCI. Los precios de estas tarjetas son bajos, entorno a 5.000 pts, por lo que merece la pena comprarlas de una marca conocida como 3Com.

De todas formas, las tarjetas de red están muy estandarizadas, por lo que no es común encontrar problemas; a muchas tarjetas para Ethernet clásico a veces se las denomina "compatibles con NE2000", una tarjeta de red de Novell que es algo así como el estándar SoundBlaster de las tarjetas de sonido. Otros ordenadores (de marca) incluyen el soporte de red en la placa base, como muchos Dell, Compaq o IBM.

El cableado

(Con L, que no es lo mismo que el cabReado). Si las redes de ordenadores reciben ese nombre es por los cables. Una red Ethernet puede usar muchos tipos de cables, aunque sólo trataremos dos:

  • 10BASE-2: o bien RG58, o BNC o cable coaxial fino. Es uno de los cables más clásicos; de un diámetro entorno a 0,5 cm, cada tramo puede tener una longitud máxima de 185 m, con unos 30 ordenadores distribuidos en ese espacio. Es relativamente fácil de usar y montar, aunque resulta algo delicado y puede ser difícil detectar dónde está roto. Cable 10BASE-T4 (con 8 cables interiores)
  • 10BASE-T: o bien UTP, o RJ45 o cable de par trenzado. Externamente es igual que el cable telefónico, incluso en los conectores (las piezas RJ45), aunque no deben confundirse nunca. Con una longitud máxima de unos 100 m por tramo, es muy cómodo de usar, resistente y fácil de diagnosticar errores, aunque necesita usar un aparato denominado hub que encarece la compra.

Emplear uno u otro de estos cables depende de varias cosas:

  • El cable coaxial no permite velocidades de más de 10 Mbits/s, por lo que no puede usarse en redes Fast Ethernet.
  • El hub es un elemento relativamente caro, unas 10.000 pts para uno con capacidad para 8 ordenadores; los hubs para Fast Ethernet suelen ser más caros que los normales.
  • Los cables 10BASE-T pueden ser de diversas calidades y tipos (según su nivel o categoría). Para Ethernet basta con cables de nivel 3 con 4 cables interiores; para Fast Ethernet se pueden usar cables TX, con 4 cables interiores pero de nivel 5, o bien cables T4, de nivel 3, 4 ó 5 pero con 8 cables interiores en vez de 4.

Una regla práctica es usar cable coaxial cuando tengamos que conectar un número reducido de ordenadores, 3 ó 4 a lo sumo, y dejar el cable de par trenzado para casos de más ordenadores, o bien muchos en la misma sala o zona, o bien cuando necesitemos la enorme velocidad de Fast Ethernet. Por cierto, el cable para Fast Ethernet se llama a veces "100BASE-..." en alusión a la velocidad de 100 Mbits/s de esas redes.

El hub

Como decíamos, es un elemento que sólo se usa en redes con cables tipo telefónico (10BASE-T, TX, T4...), siendo innecesario en las de cable coaxial. El hub es un elemento de importancia vital, por lo que no conviene regatear en la compra del mismo, especialmente si queremos comprar uno que soporte redes Fast Ethernet.

Un hub típico, de la marca 3Com

Físicamente todos los hubs son parecidos: pequeñas cajas de forma rectangular parecidos a módems externos grandes, con numerosos conectores para los cables y una serie de indicadores luminosos que muestran el estado de la red, lo que resulta fundamental a la hora de diagnosticar problemas.

La mayoría de los hubs pueden unirse unos a otros para ampliar la red, aunque para una red del tamaño que nos interesa merece la pena comprar un único hub que gobierne toda la red. Siempre conviene comprar un hub con un par de puertos más de los que necesitamos, ya que así nos ahorraremos dinero y conflictos si decidimos ampliar la red en el futuro.

Servidores y redes punto a punto

En cuanto a la parte lógica, existen dos tipos de redes fundamentalmente: las redes gobernadas por un servidor y las redes punto a punto (peer to peer). El servidor es un ordenador de gran potencia y capacidad que actúa de árbitro y juez de la red, la maneja, controla su seguridad y distribuye el acceso a los recursos y los datos; por el contrario, en las redes punto a punto ningún ordenador está por encima de otro, sino que existe una especie de democracia y los recursos son distribuidos según desee el usuario de cada ordenador.

Las redes con servidor dedicado suelen ser más complejas de manejo, además de que debemos comprar el servidor, que es un ordenador especial y bastante caro, tanto en hardware (cientos de MBs de memoria, grandes discos SCSI...) como en software especializado (Microsoft Windows NT para servidores, Novell Netware, UNIX... o bien Linux, que es gratis pero complicado de usar). Sin embargo, en cuanto a seguridad y prestaciones son sin duda las mejores; si tiene que montar una red con más de una docena de ordenadores y/o le preocupa la seguridad, contrate un técnico informático y monte una red de este tipo.

Las redes punto a punto son más sencillas de usar, aunque son más inseguras y absolutamente no recomendables para redes de más de una o dos docenas de ordenadores. Una solución intermedia para redes punto a punto es disponer en la red de un ordenador con más potencia que se dedique exclusivamente a tareas rutinarias como impresión, copias de seguridad o almacenaje de archivos, lo que libera al resto de ordenadores sin necesidad de tener un auténtico servidor.

El software

Una red no es nada más que cuatro cables hasta que no instalamos un software para poder manejarla. El software de red tiene dos partes: el protocolo de red, que es algo así como el idioma que van a usar las tarjetas para comunicarse, y el propio programa de comunicaciones que traduce nuestras órdenes al lenguaje del protocolo de red.

Los protocolos más comunes son el NetBEUI, el IPX/SPX, y más recientemente el TCP/IP (que es el que usa la red Internet). En cuanto al programa a usar, dependerá de si nuestro sistema operativo incluye o no soporte para redes. Si lo incluye, deberemos configurarlo para que se comporte como un tipo u otro de cliente (para redes tipo Netware, redes tipo Microsoft...); si no lo incluye, deberemos instalar un programa adicional (como Novell Personal Netware para DOS).

El diseño de la red

Ahora que ya conoce bastante sobre las redes, empecemos a diseñar la suya propia. En el diseño de una red es donde más fallos se cometen y donde resulta más difícil subsanarlos. Lea de nuevo las explicaciones anteriores, coja papel y lápiz y hágase las siguientes preguntas:

  • ¿Cuántos ordenadores voy a conectar en red?
  • ¿Cuántos añadiré en el futuro?
  • ¿Cómo están dispuestos los ordenadores?
  • ¿Necesito un servidor?
  • ¿Qué velocidad necesito?
  • ¿Qué quiero compartir y qué quiero mantener en privado?
  • ¿De qué software dispongo?

No olvide hacer un croquis detallado de la disposición de los ordenadores (presentes o futuros) en el que aparezcan con la mayor precisión todas las medidas de importancia, que será fundamental a la hora de instalar los cables o decidir la situación del hub.

Si se trata de unir dos o tres ordenadores en casa y la seguridad no es necesaria, las respuestas puede que le lleven a una red Ethernet punto a punto con cable coaxial y Windows 95 o Windows 3.x, en la que compartir los discos duros, el CD-ROM, la unidad Zip, el escáner y la impresora suele ser sencillo... y nos permite además jugar en red, todo sin demasiado esfuerzo ni inversión.

Si se trata de un caso similar pero la seguridad sí es un factor de importancia, puede pensar en montar el mismo tipo de red pero con Windows NT para estaciones de trabajo (workstations), que ofrece más opciones de seguridad a sus datos, o bien simplemente poner una password en la BIOS que haga imposible encender su ordenador sin su permiso (para ver cómo se hace esto pulse aquí).

Si necesita del máximo de velocidad pero unir sólo unos pocos ordenadores, lo suyo es una red Fast Ethernet punto a punto; eso sí, tenga cuidado a la hora de adquirir el material, no se quede corto ni se equivoque de cables, tarjetas ni hub.

Hubs apilables para grandes redes, de la marca 3Com

Si lo que busca es una red con fácil instalación y que pueda crecer sin problemas, instale una red basada en hubs y cable de par trenzado. Recuerde no quedarse corto con el hub, si necesita conectar 6 ó 7 ordenadores plantéese comprar uno con más de 8 puertos, no sea que luego amplíe la red (unir hubs es perfectamente posible, pero ¿para qué complicarnos?).

Y si tiene que unir muchos ordenadores, necesita bastante seguridad y la red debe ser rápida, muy fiable y con capacidades complejas, contrate a un profesional para montarla y gestionarla. Le costará un dinero en sueldo, servidor y demás, pero ahorrará en disgustos, problemas y errores de concepto.

Siguiente >